Nuestro Gofio de Canarias

El gofio canario es un producto, elaborado a partir de millo o trigo principalmente, que desde hace cientos de años es propio de la gastronomía y alimentación de las islas canarias.

Su método de elaboración tradicional se ha transmitido de generaciones en generaciones, lo que ha hecho posible que hoy día sea el segundo producto alimenticio tras el plátano, más reconocido de las islas, dentro y fuera del archipiélago.

En el siglo pasado los emigrantes canarios difundieron la elaboración y consumo del gofio más allá de Canarias, de tal modo que hoy día, se consume también en Venezuela, Uruguay, el Sahara y otros lugares.

Para la obtención del gofio, inicialmente los granos se molían a mano en molinos de piedra, posteriormente se empezaron a utilizar molinos movidos por el agua o el viento; y en la actualidad, se han incorporado los molinos eléctricos, que permiten moler los granos a gran velocidad, dejando intactas sus propiedades y consistencia.

La producción artesanal del gofio se realiza conforme a los siguientes pasos:

  1. Recolección del cereal
  2. Selección y limpieza del grano
  3. Tueste
  4. Molienda o molturación
  5. El gofio se puede amasar con agua, caldo, miel, aceite, en función de gustos individuales

La utilidad del gofio en la cocina canaria es enorme, desde acompañando en el café con leche o en el potaje, hasta las recetas más elaboradas; como el escaldón de gofio, el gofio amasado o las recetas más novedosas de la cocina canaria como el mousse o el flan de gofio.

1

Hidratos de Carbono

El Gofio es una fuente natural de hidratos de Carbono. Un buen reconstituyente y fuente de energía.

4

Minerales

Muy rico en minerales:
hierro, calcio, magnesio y potasio entre otros.

2

Proteinas

El Gofio tiene un alto contenido en proteínas. Un aporte extra necesario para nuestro organismo.

5

Vitaminas

Entre su composición destaca la presencia de vitaminas del grupo B (B1, B2,B3) y C.

3

Fibras

El Gofio es rico en fibra,
ayudando al tránsito intestinal.

6

Digestivo

Es altamente digestivo. Su consumo habitual resulta ideal para mantener una dieta equilibrada.